¿Cómo enfrentar las pataletas infantiles?


¡Y llegamos a los terribles dos! Quienes son padres y madres lo saben, quienes conviven con niños también, pero si eres de aquellas y aquellos que no conocían esto, te contamos que los terribles dos es esa etapa que viven los niños y niñas entre dos y cuatro años en que su reacción frente a todo son las mañas y rabietas.

La psicóloga y psicóloga y psicopedagoga de Clínica INDISA Sandra Delgado explica:

“Es un comportamiento esperable y predecible en los niños en edad preescolar, quienes no tienen la capacidad de calmarse y autorregular sus emociones. Por eso es vital que tengan el apoyo y la mediación del adulto -padre, madre o cuidador- para controlar el episodio”.

Esta etapa suele ser desgastante para padres y madres pero les damos una (mala) noticia: es fundamental para el crecimiento de niños y niñas.

“Se tiende a desarrollar en una etapa llamada de autoafirmación, donde el niño tiende a cierta búsqueda de autonomía y a decir ‘no’ ante todo, reflejando, justamente, la necesidad de afirmación. Es por eso que no tolera las restricciones y no sabe cómo expresar verbalmente y de manera adecuada sus sentimientos, exteriorizando esa frustración mediante verdaderas pataletas”

Muchos niños y niñas a esa edad no han aprendido a hablar o recién están comenzando ese proceso, por ende les cuesta hacerse entender y se frustan, lo mejor es ponerse en su lugar, tratar de entenderlos y ayudarlos a identificar lo que les pasa, y así de forma gradual aprenderán a expresarse.

“Es una manera que el niño conoce para comunicar sus emociones, las que, además, no puede controlar. Ahí radica la importancia de que, como padres, las enfrentemos adecuadamente para que aprendan a modificarlas dentro de su proceso normal de desarrollo y, así, permitir que el niño obtenga recursos para enfrentar a futuro situaciones frustrantes

Eso sí, hay que preocuparse cuando estas mañas son algo recurrente, pues no es normal que niños y niñas pierdan el control de forma seguida, y podrían dañar a otras personas o a ellos mismos.

 “Si sus pataletas empiezan a dificultar su manera de relacionarse o dañan su integridad física, se recomienda siempre buscar el apoyo de un profesional y así ayudar al niño y a su familia”.

 ¿Y qué puedes hacer cuando ocurre una pataleta?

  1. Mantener la calma: Lo mejor es no enojarse y no gritarles, siempre se recomienda generar una atmósfera tranquila, lo que ayuda al niño a  recuperar el control.
  2. Mostrar cariño: Abrazarlo y ofrecerle una actividad que lo distraiga pueden atenuar o evitar una gran pataleta.
  3. Entender qué fue lo que gatilló la rabieta y conversar lo que crees que le está pasando.
  4. Distraerlo con otra actividad o darle otra alternativa para que su atención cambie de foco.
  5. ¡Refuérzalo! Si lo logra entender, abrázalo, dile que lo hizo bien. Hazle saber que valoras su esfuerzo.
  6. Evita el uso de castigos. Estas estrategias pueden aumentar la rabia, pena y frustración.
  7. Cuando no es un buen momento, se recomienda dar explicaciones cortas y simples. Una vez que se calme, busca un momento tranquilo para hablar de lo que ocurrió.

Y finalmente recuerda que son niños y aprenderán lo que les enseñas, si los padres y madres reaccionan con gritos o malas actitudes eso será lo normal para los niños y niñas.

(33)

¿Cómo enfrentar las pataletas infantiles?

0 Comments