Hábitos que parecen saludables pero no lo son


Muchas personas piensan que un buen propósito de año nuevo es perder algunos kilos de más, otros lo llevan más allá y se comprometen cambiar su estilo de vida a uno más saludable, lo que está bien. Lo que no estaría del todo bien, es seguir algunos buenos hábitos que parecen saludables pero no lo son tanto.

Probablemente sí te hagan perder peso, pero no de forma sana y podrían afectar tu salud:

Adiós a las grasas: La mayoría de los que quieren perder peso cierran los ojos y le dicen adiós a todo tipo de grasas, lo que está bien y mal. Primero hay que considerar qué grasas estás sacando de tu vida, pues hay una que al menos deberías disminuir al mínimo y son las grasas trans, muy ricas pero muy malas para tu salud.

 

Considera que la grasa es uno de los tres macronutrientes esenciales para el organismo y por lo tanto sí debería estar en tu dieta, pero la grasa saludable, como la que puedes encontrar en la palta o los frutos secos. Pero ojo, que sea saludable no quiere decir que la puedas consumir en exceso.

Adiós a la leche: La leche entera tiene un alto contenido en grasa, la leche descremada no tanto. Existen alternativas sin lactosa, pero aún así a muchas personas la leche de vaca le sienta mal al estómago y deciden reemplazarla por una “leche vegetal”. El problema es que no son leche, son una bebida vegetal que muchas veces no cuenta con los nutrientes necesarios.

 

Si quieres consumir estas bebidas, deberías elegir algunas que tengan agregadas vitaminas y minerales, o asistir a un especialista para que te recete suplementos y tu cuerpo no resienta la pérdida.

¡Vengan los jugos! Para algunos, la “dieta” es sinónimo de muchos jugos naturales en reemplazo de bebidas, pero se olvidan de consumir la fruta entera. Al extraer el jugo pierdes la mayoría de los nutrientes de la fruta que se quedan en la pulpa. Al beber jugos de fruta (sin pulpa) sólo consumes azúcar (fructosa) sin fibra, lo que no te hace sentir satisfecha.

 

Si quieres consumir jugos de fruta (porque sí, son ricos) deberías dejarles la pulpa, o reducir su número para consumir más fruta entera.

¿Light? Lo quiero: El marketing ha hecho pensar que las cosas light, diet o “baja en”, es lo más saludable que existe y no siempre es así, pueden ser bajas en azúcar y altos en grasas trans o al revés, y con la reducción de un ingrediente ya tienen la etiqueta light. Además, al consumir estos productos te das ciertas licencias para compensar.

 

Lee las etiquetas y compara, para que no te dejes llevar sólo por la publicidad de los alimentos.

Dieta detox para empezar el año: Muchos sitios, muchas influencers y muchas personas creen que es necesario comenzar el año con una dieta detox para “limpiar los excesos de fin de año”, pero esto no es saludable. Lo mejor que puedes hacer es volver a tu alimentación y actividad diaria habitual.

 

El cuerpo humano tiene su propio “sistema detox” y funciona a la perfección en una persona sana.

La “dieta detox” sí te hará perder peso, y rápidamente, pero de forma poco saludable y con mucha posibilidad del efecto rebote.

Finalmente, si quieres bajar de peso, cambiar tu estilo de vida o simplemente comer más sano este 2019, un buen propósito de año nuevo sería visitar a un especialista que pueda orientarte en la forma más saludable de hacerlo.

(43)

Hábitos que parecen saludables pero no lo son

0 Comments