Querer vivir una vida “normal-perfecta” está empeorando la salud de las mujeres


La OMS define la salud como ausencia de enfermedades, pero en la actualidad eso ha cambiado un poco, ya que según la mayoría de las personas, ser saludable es sinónimo de cuidar cuerpo y mente, pero según estudios hay algo más ahí, porque lo harían para cumplir con expectativas sociales sobre apariencia y cualidades.

Sarah Riley, Adrienne Evans y Martine Robson realizaron una investigación con la idea de documentarse para escribir Postfeminism and Health (Posfeminismo y Salud) y en ella incluyeron libros de autoayuda, campañas estatales para fomentar peso saludable y la forma en que cirujanos hablan de técnicas quirúrgicas.

Ellas también observaron la forma en que medios de comunicación y mujeres entienden el sexo, las apps de teléfonos sobre embarazo y anuncios de leche de lactancia.

Y con ello comprobaron que las personas relacionan salud con un deseo de ser normal, y que una vida normal debería ser una vida perfecta. Entonces, lo que las mujeres hacen para estar sanas, estaría (muchas veces) vinculado con su deseo de ser “normal”. En otras palabras, no ser gorda, pero tampoco muy delgada, no ser preocupada en extremo, pero tampoco despreocupada.

Según ellas, muchas de las decisiones de mujeres para someterse a una operación de reducción de peso están asociadas a un deseo de hacer desaparecer los estigmas y las críticas. Y agregan que la presión ejercida por medios y redes sociales hace que las mujeres pocas veces puedan sentir que son lo suficientemente buenas.

La investigación señala que luego de tanto “bombardeo social” sobre lo que se considera “bueno” las personas tienen tan internalizado el término que su deseo de ser “perfectos” viene de ellos mismos en vez de la presión social.

Y terminan comentando que el deseo de estar sano es progresivo, pero cuando uno se da cuenta que la salud es una practica consumista vinculada a la capacidad de vivir una “buena vida” ideal, también descubres que la visión que tienes de ti mismo es limitada.

El artículo fue originalmente publicado (en inglés) aquí. 

(14)

Querer vivir una vida “normal-perfecta” está empeorando la salud de las mujeres

0 Comments