Alimentos altos en grasas afectan el desarrollo cognitivo de niños


Llegó marzo y con él la entrada a clases, y algo que preocupa a todos los padres es que sus hijos rindan en el colegio. Para eso le compran las mejores ropas y útiles escolares para que puedan sentirse motivados, pero algo que debería preocuparles por igual es la alimentación.

Mucho se ha hablado del valor nutricional de las colaciones que llevan los niños al colegio pero no se había hablado de cómo estas influyen en su desarrollo cognitivo. Así que mejor pensarlo dos veces antes de darles dinero para unas papas fritas.

 

Según una recopilación de evidencia realizada por Investigadores del Instituto de Nutrición y Tecnología de la Universidad de Chile (INTA) llamada “El Impacto de la Nutrición y la Actividad Física y la Función Cognitiva y el Rendimiento Académico”, la ingesta excesiva de carbohidratos refinados y ácidos grasos saturados se relaciona con un peor rendimiento académico en todos los grupos de edad, incluyendo a niños y adolescentes.

 

Raquel Burrows, académica del INTA explica:

“Estos macronutrientes, que suelen ser parte de la dieta diaria  de muchos niños, debilitan la plasticidad sináptica y la neurogénesis en estructuras fundamentales del cerebro, como el hipocampo y la corteza prefrontal medial, alterando los procesos de aprendizaje y memoria. Además, la exposición a alimentos de alta densidad energética reduce los niveles hipocampales del factor neurotrófico derivado del cerebro (FNDC), una proteína que es fundamental para la supervivencia, crecimiento y diferenciación de las neuronas”

Y también comenta que según estudios de otros países el impacto de una dieta no saludable se acumula en el tiempo.

En relación al rendimiento escolar comenta:

“Otra comprobación que han hecho los estudios que analizan la relación dieta y rendimiento académico, han podido mostrar que el consumo regular de comida ‘chatarra’ durante la infancia y la niñez impacta negativamente en el rendimiento en pruebas estandarizadas que se aplican en el sistema educativo británico en la preadolescencia y adolescencia, lo que refuerza la idea de un efecto a largo plazo de la nutrición sobre la capacidad cognitiva y relacionan además la ingesta alimentaria y el rendimiento académico en estudiantes islandeses de 1° y 2° medio, donde observaron que el rendimiento en lenguaje, matemáticas y lenguas extranjeras se asoció directamente con  los hábitos alimentarios”.

 

Así que aunque sea más complicado de cocinar o se demore más es mejor cocinar algo rico y saludable que optar por comida chatarra.

(33)

Alimentos altos en grasas afectan el desarrollo cognitivo de niños

0 Comments