Derribando mitos sobre el veganismo


Cada vez son más personas las que por conciencia animal, respeto al medioambiente o salud, han cambiado su estilo de vida por completo, optando por ser veganos. El hecho es que esta no es una dieta, es algo más parecido a un estilo de vida, que no sólo abarca alimentación, también un pensamiento más ecológico y sustentable.

Muchos piensan que esto sólo tiene que ver con dejar de comer cosas que tengan origen animal, comenzar a revisar cada alimento que compramos en sus componentes, porque incluso las gomitas, esas de delfines, ositos o berries, no son veganas (son hechas en base a cartílago animal), también tiene mucho de comenzar a reducir la huella de carbono en el mundo, prefiriendo desde shampoo y lavaloza ecológicos, o sea, que no ocupan microplásticos en su composición y además reutilizan los envases, hasta ropa que en su fabricación no haya derrochado toneladas de agua.

Pero los más grandes mitos del veganismo tienen que ver con la alimentación, por ejemplo, que no consumen las proteínas necesarias. Lo cierto es que no es así, las personas que consumen carnes en realidad están ingiriendo doble porción proteínica, los veganos no sólo se alimentan de ensaladas, también de legumbres, quinoa, frutos secos, seitán, maíz, todos estos alimentos tienen un buen aporte proteico.

“La leche de vaca es la única fuente de calcio” no, lo cierto es que el único momento de nuestra vida en el que debemos tomar leche es cuando nos amamanta nuestra mamá, sino, al igual como pasa con las vacas, sólo producen leche cuando deben alimentar a su cría. Además hoy hay una gran variedad de leches vegetales que aportan la misma cantidad de calcio y otros nutrientes, puedes comprobarlo en cualquier momento, comparando sus tablas de información nutricional.

Otro mito sobre ser vegano es el gasto, ser vegano es caro, pero si te pones a revisar tus boletas, en lo que más gastas es en: carnes, mariscos, pescados, quesos. En cambio si te organizas bien, los cereales, legumbres y vegetales pueden salir bastante baratos en tu feria libre local. Eso sí, no podemos mentir y negar que las leches vegetales son un poco más costosas que las leches de vaca, pero hay que verlo como una inversión, además lo que te ahorras en carne, lo cambias por leche y el gasto se mantiene igual.

Finalmente, otro dicho que persigue al veganismo es que no es una alimentación recomendable para niños y embarazadas, lo cual también es absolutamente falso, lo que nuestro cuerpo necesita es vitaminas, hierro, minerales, calcio, zinc y más. Todo esto lo puedes encontrar en la mayoría de los vegetales, excepto la vitamina B12 que está presente sólo en los alimentos de origen animal, pero es cosa de que asistas a tu médico y evaluar las posibilidades, como por ejemplo optar por un inyectable.

(20)

Derribando mitos sobre el veganismo

0 Comments