¿Por qué los andadores son peligrosos para los bebés?


Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) los andadores fueron creados para rehabilitar a personas que presentaban dificultades motrices para caminar, aunque desde mediados de los 50 y hasta hoy su uso ha cambiado un poco, de un artefacto para rehabilitar, paso a ser parte del crecimiento de algunos niños.

Es muy común que entre esa etapa que el bebé comienza a gatear y hasta que aprende a caminar solo “sea ayudado” por un andador, artefacto vendido en cada tienda o departamento infantil. Para algunos padres es una maravilla, pues el bebé requiere menos el estar junto a él y más “algo de ojo” para saber si está bien. Para algunos, es un símbolo de la primera autonomía del niño, pues sin ayuda de los padres puede desplazarse sin el peligro de caer al suelo.

Pero a pesar de eso, la Academia Americana de Pediatría (AAP) lleva años combatiendo su uso.

Según investigaciones de la AAP, entre 1990 y 2014 más de 230 mil bebes en Estados Unidos llegaron a emergencias por lesiones ocasionadas por andadores, además, según otros estudios, el uso de este aparato retrasa el desarrollo y fuerza natural de los niños y niñas.

Los andadores “adelantan” algunos movimientos y por esto los bebés se ven obligados a ceder a posturas y desplazamientos involuntarios, y si bien es cierto que que las lesiones por andador no han llegado a ser fatales, si se comprobó que retrasa la edad en que niños y niñas caminan solos.

Además, una revista especializada en pediatría resalta un estudio que demuestra la inutilidad del andador, se supone que ayudaría al desplazamiento de los menores, pero en realidad su efecto es el contrario, al menos si hablamos de desplazamiento autónomo. El uso de andador vuelve a los niños y niñas dependientes de este aparato y elimina el gateo natural.

Por otro lado, este artículo también menciona que con el andador se rompe el ciclo natural del crecimiento motriz y mental del menor, donde primero se arrastra, luego aprende a sentarse, después de eso gatea y finalmente camina.

Además, recordemos que el andador impide que niños y niñas sean capaces de verse los pies al caminar, algo que ellos buscarán por instinto natural, lo que los llevaría a caminar con las piernas abiertas, un hábito que puede perdurar hasta después de aprender a caminar solos, y además conllevar alteraciones ortopédicas.

Existen muchas iniciativas en change.org para sacar estos aparatos del mercado (al menos en Estados Unidos), pero ninguna ha tenido éxito, y es por eso que la AAP recomienda a los padres evitar la compra de andadores.

Y por último, recuerda consultar a un pediatra cuando decidas comprar algún aparato o juguete para potenciar las “habilidades” de tu bebé, pues podría suceder lo mismo que con el andador y no ser beneficioso para su salud.

 

(16)

¿Por qué los andadores son peligrosos para los bebés?

0 Comments