¿Tu posesividad me asfixia?


A todos nos gusta que en algún momento nuestra pareja nos demuestre su amor y cariño, esto se manifiesta de distintas formas, mientras que para algunos los celos son una muestra de afecto para otros es un mecanismo de control. Cuando esto nos pasa a asfixiar y se transforma en una desconfianza permanente, nos aburre  y podría ser un detonante para poner punto final a una relación de pareja.

Las personas que son posesivas se caracterizan específicamente por ser tremendamente inseguras y obsesivas, necesitan saber en todo momento dónde, y con quién está su pareja, al no tener esta información y control por sobre el otro, se comienzan a desesperar y tener actitudes desenfrenadas y fuera de lugar, como por ejemplo enojó y descontrol de ira.

¿Qué se esconde detrás de este tipo de personas?  Alguien completamente inseguro y de autoestima muy baja, que tiene la incapacidad de quererse a sí mismo y siempre tiene temor a ser engañado. Claramente una persona segura, no acude a este tipo de actos toxico, hemos dicho en varias ocasiones que no eres dueño de nadie, es por eso, que no tienes derecho a exigir un reporte diario de los movimientos de tu pareja.

Hay celos normales, sin embargo cuando estos se convierten en obsesivos debes activar todas las alarmas, no es normal que se ponga celoso hasta de su sombra y que te intente buscar por cielo, mar y tierra. Este tipo de personas siente desconfianza de todos aquellos que rodean a su pareja, más cuando ellos no están presentes.

Estos cambios son progresivos, es decir, no se muestra de inmediato cómo es, en un principio lo podrías llegar a considerar hasta romántico y preocupado por ti, la media naranja que tanto buscabas esta frente a ti, pero ojo que es el comienzo del final, porque si no pones limites esto te podría pasar la cuenta en un futuro.

¿Por qué lo quieren saber todo?, otra de las características es que buscan la forma de sacar todos los detalles, con el fin de saber cada uno de los pasos, amigos, nombres, gustos de la persona, y cuando esto no ocurre o no es entregado por la pareja en cuestión se le enrostra que es una falta de respeto y qué le está ocultando algo.

Tener como pareja una persona con estas características tiene como consecuencia que te alejes de tus cercanos, amigos y panoramas que realizabas a menudos, por darle en el gusto a quién crees tiene la razón. Grave error, porque estas cediendo a un control exacerbado que más temprano que tarde te va a causar mucho daño, convirtiéndote en una verdadera marioneta.

Y tú ¿has tenido parejas de este tipo?

(51)

¿Tu posesividad me asfixia?

0 Comments